domingo, 4 de febrero de 2018

¿QUÉ ES EL BIEN COMÚN SOCIAL?


Es el tercer principio doctrinario del Nacionalismo. Consiste en promover dentro de una Comunidad Nacional Organizada el desarrollo sano y fuerte de un Pueblo de manera integral. Por desarrollo no debe entenderse lo estrictamente material –tal como lo da a entender la falaz prédica materialista marxista– sino todo aquello que eleve a las personas desde lo espiritual, cultural, ético, físico y material.

Para la cosmovisión nacionalistra, ese desarrollo integral es sinónimo de Socialismo, entendido como el convencimiento ético de que el Bien Común debe estar por encima de todo bien individualista y sectario (como por ejemplo los intereses especulativos del dinero o los intereses políticos partidocráticos de la corrupción organizada). Una actitud ética frente a los problemas existentes, un estilo para llevar adelante acciones concretas más que una ley estrictamente económica o matemática. Por eso el error conceptual más grave en la idea de Socialismo es querer reducirlo al campo económico como burdamente lo plantea el marxismo.

Todo sistema económico que cumpla con requisitos éticos básicos, que sea útil para llevar al Pueblo a un nivel de vida superior en el sentido integral ya descripto puede considerarse como socialista. Los sistemas económicos son simplemente herramientas, medios, y por tanto están sujetos a modificaciones según las circunstancias. Lo único que son inmutables son los principios éticos conformes al Bien Común.

Evidentemente hay elementos anti-socialistas en sí mismos, aberrantes y abiertamente contrarios a toda ética: La usura, la especulación, el anonimato, la lucha de clases, la dependencia, la explotación, la degradación del Orden Natural, la corrupción. Y esa degradación y materialización de la vida se impone desde los bancos de cerebro del Nuevo Orden Mundial y con la clara intención de adormecer almas. En un mundo dominado por ideas materialistas -tanto del capitalismo como del marxismo- es lógico confundir Ética con interés, Bien Común con provecho personal, Pueblo Organizado con clases, Socialismo con marxismo.

Para promover un trato de honor hacia todos los compatriotas de un país un gobernante debe poseer sí o sí libertad de acción para ello, debe ostentar el “Real Señorío de lo Propio” para el ejercicio soberano de su gran misión. Es que sin Soberanía Política ni Independencia Económica no podrá haber nunca gobernante justo, honesto y servidor abnegado de la grandeza de la Nación. A su vez, en la promoción del Bien Común Social primero debe haber una verdadera unión entre todos sus integrantes, una fraternidad sincera en aras de la construcción de la verdadera paz social. Y en segundo lugar –como consecuencia lógica– se debe premiar el mérito, el deber, la responsabilidad y el sacrificio.

El factor humano siempre debe ser el principio, el sujeto y el fin de todas las instituciones sociales. Por eso el verdadero Nacionalismo siempre será aquel que mantenga el equilibrio de intereses dentro de una Comunidad Nacional y a través de un sano concepto de Bien Común Social o Socialismo. Es que las verdaderas revoluciones son aquellas que tienen un profundo contenido de transformación integral.



Darío Coria, Secretario de Educación y Cultura del Partido Bandera Vecinal. Conductor del programa radial partidario "Estirpe Nacional".

04-02-2018

No hay comentarios:

Publicar un comentario