domingo, 7 de enero de 2018

¿QUÉ ES UNA REVOLUCIÓN?


Una Revolución es la ruptura de un Orden Social vigente para dar paso a uno nuevo y radicalmente distinto. Por consiguiente, es un cambio de estructuras desde lo cultural e institucional, es decir, el reemplazo de un Sistema por otro. Y dicho cambio es un proceso, y como tal se desarrolla teniendo en cuenta dos etapas básicas: La conquista del poder y el ejercicio revolucionario del mismo.

La idea misma de Revolución se justifica en el hecho de querer cambiar para siempre las pautas sociales decadentes de un Régimen de Dominación por nuevas fuerzas motoras. Es que históricamente las sociedades se han desenvuelto sobre determinadas pautas o patrones de convivencia. Y al descomponerse o corromperse cada vez más esas pautas se abre paso a una nueva y radical salida…

Las viejas ideas, obsoletas y perimidas, dan paso a nuevas y renovadoras ideas haciendo variar el rumbo de la Historia. De esta manera se produce una síntesis cultural que es la que condiciona toda criterio social. A su vez, las revoluciones no son “hechos naturales” en sí, no son hechos regidos por el mundo físico de la materia. Son actos libres en donde la voluntad humana es el factor preponderante.

Por consiguiente es imprescindible que un Movimiento Político con clara unidad de concepción para la unidad de acción la encarne y capitalice. Un Régimen de Dominación o Sistema, por más anti-social y putrefacto que sea no puede nunca caer sólo producto de su propia ineficacia o del repudio generalizado hacia el mismo. Para que se pongan en práctica las nuevas ideas revolucionarias es imprescindible que las mismas sean llevadas adelante con firmeza y decisión por un Movimiento Político de resuelto Espíritu de Lucha.

Que el mismo sea capaz de poder interpretar la realidad de la hora que se vive e identificarse con la idea misma de Nación al punto de ser ideas intrínsecamente inseparables. Un político que tiene claras intenciones de llevar adelante una verdadera Revolución nunca será un subversivo, anárquico o revoltoso. En el fondo será un Visionario, un Estadista con la capacidad interpretativa y creativa que exige la fundación de un Nuevo Orden.

Una verdadera Revolución es aquella que tiene un profundo sentido de duración, y como tal comprende la importancia de ser la permanente protagonista de la Historia, la que es capaz de establecer el cambio para siempre. Por eso el Nacionalismo es revolucionario por querer romper con el actual Sistema plutocrático-capitalista y por querer ser el gendarme de un Orden Social-patriótico para el desarrollo sano, orgánico y natural de un Pueblo.



Darío Coria, Secretario de Educación y Cultura del Partido Bandera Vecinal. Conductor del programa radial partidario "Estirpe Nacional".


07-01-2018

No hay comentarios:

Publicar un comentario