domingo, 8 de octubre de 2017

BURLA Y CIPAYISMO CULTURAL AL MÁXIMO DEFENSOR DE LA SOBERANÍA NACIONAL


  El tema gira en torno a la imagen de un guanaco en el billete de 20$ en reemplazo de la icónica representación del Brigadier General Don Juan Manuel de Rosas. Esta medida se enmarca en la decisión del Gobierno Nacional que ya había tomado desde enero de 2016 de reemplazar las imágenes de próceres o figuras políticas por una fauna autóctona de diversas regiones del país. Parece un tema menor pero no lo es. La decisión de cambiar a Rosas por un guanaco muestra como el gobierno macrista, fiel vasallo de la Usura Internacional, ignora un pasado de grandeza y de Dignidad Nacional. Ni más ni menos que la pedagogía colonial como diría Arturo Jauretche.

  Según la mirada oficialista macrista es un “punto de encuentro” en donde todos los argentinos puedan sentirse supuestamente representados en la moneda nacional.  Sería como un “honrar” a nuestra fauna, un “fortalecer” el compromiso con el medio ambiente, un corte a ciertas polémicas que surgen a la hora de elegir a determinadas figuras de la escena política nacional.

 Queda claro que hay personajes de la historia política nacional que por su prontuario histórico claramente no deberían estar representados en los billetes. También queda claro que no se deben elegir a los personajes históricos en función del capricho y estigmatización de los gobiernos de turno. Pero el gobierno de Mauricio Macri va más allá. Y en este sentido, su “paradigma filosófico” para justificar el cambio de billetes es falso. Pretender “honrar a nuestro país” o “celebrar la vida” con la fauna autóctona es esconder en lo esencial una realidad que ya no se puede ocultar más: La degradación del medioambiente, de su bio-diversidad, lo que ocurre bajo la más cínica de las impunidades políticas y de los millonarios negocios plutocráticos capitalistas.

  Sería muy extenso enumerar los diferentes ejemplos que abundan en esta materia, en donde el accionar criminal de contaminación ambiental lo vamos a encontrar en diferentes corporaciones multinacionales que al amparo del poder político de turno han degradado de varias maneras nuestro medio ambiente: Barrick Gold, Chevron y Monsanto, por nombrar las más representativas. A su vez, la tala indiscriminada de árboles continúa a pesar de existir una ley que la prohíba (Ley de Bosques del año 2007). No sólo se atenta contra nuestra fauna sino directamente contra las diferentes bio-diversidades del país.

 Es una verdadera burla para nuestra Historia pretender reemplazar al Brigadier General Don Juan Manuel de Rosas –máximo defensor de nuestra Dignidad Nacional, de nuestra Independencia Económica y de nuestra Soberanía Nacional– por un guanaco en el billete de 20$. Muestra en el fondo el odio liberal de un vendepatria pro-británico como lo es el actual presidente Mauricio Macri. Y yendo a un análisis más a fondo, el verdadero punto de encuentro para que los argentinos nos podamos sentir representados en los billetes es sentirnos comprometidos con la investigación histórica del pasado nacional. No es cierto que poner a los verdaderos próceres en los billetes significa hacer un uso político de los mismos. Los próceres tienen aciertos y errores, pero en esencia siempre se debe mirar en ellos un destino de grandeza y un legado para la posteridad.

 ¿Alguien podría dudar del legado del Libertador General Don José de San Martín, del General Manuel Belgrano o Martín Miguel de Güemes? ¿Alguien podría dudar de la firme defensa de la Soberanía Nacional encarnada por Juan Manuel de Rosas ante la agresión anglo-francesa de 1845? ¿Alguien podría cuestionar el denominado programa de “Reparación Nacional” encabezado por Hipólito Yrigoyen? ¿Los principios de Soberanía Política, Independencia Económica y Justicia Social fundamentados y puestos en práctica por el ex presidente Juan Domingo Perón?

 Siempre debemos revalorizar nuestro Ser Nacional para encontrarnos a nosotros mismos. Por eso la Historia siempre nos debe servir para comprender cabalmente un pasado y así poder re significar un presente. Muestra cabal de esto es la Escuela del Revisionismo Histórico que siempre buscó estructurar el relato del pasado nacional con un sentido de verdad y de coherencia para devolver al pueblo una conciencia y un Espíritu perdido. Está claro que si la Historia se la falsifica es para precisamente favorecer (directa o indirectamente) a todo un Sistema o Régimen de Dominación ajeno a los intereses de la Patria. El verdadero punto de encuentro y de auténtica unión de los argentinos siempre se va a lograr con la promoción de nuestras verdaderas raíces, con el realce de nuestra verdadera argentinidad, con el ejemplo de nuestros grandes Arquetipos, que son los que precisamente legaron un camino de grandeza. Y esto no significa bajo ningún punto de vista hacer un “uso político” de los mismos.

 La pretendida “unidad faunaril” que se busca representar en los nuevos billetes es tan falsa como cínica. El presidente Macri directamente sepulta nuestra Historia, sepulta a nuestros verdaderos próceres sin importarle siquiera como se construyó la grandeza de nuestra propia Nación. Y parafraseando al liberal pro-británico y gorila de Fernando Iglesias, lo que es bueno para Macri es bueno para el saqueo y la rapiña de los poderes mundiales en nuestro país. Léase una republiqueta guanaca y servil al Nuevo Orden Mundial.



Darío Coria, Secretario de Educación y Cultura del Partido Bandera Vecinal,
Conductor del programa radial partidario “Estirpe Nacional”.

08/10/2017

No hay comentarios:

Publicar un comentario