jueves, 29 de septiembre de 2016

JOSÉ IGNACIO RUCCI, EMBLEMA DE LUCHA Y LEALTAD


  El 25 de septiembre pasado se cumplió el 43° aniversario del cobarde y vil asesinato de José Ignacio Rucci, el emblemático secretario general de la Confederación General del Trabajo. Rucci nació el 15 de mayo de 1924 en Alcorta, al sur de la Provincia de Santa Fe, desempeñándose en tareas rurales. Ya en Buenos Aires entró en la fábrica de cocinas ‘Catita’, una marca muy popular de la época, arrancando bien desde abajo hasta convertirse en obrero metalúrgico. En 1947 inició su actividad gremial al ser elegido delegado de esa fábrica. Y con el golpe de Estado de 1955 estuvo preso y posteriormente participó activamente en la denominada Resistencia Peronista.

  Para ese entonces ya era un ávido lector del Revisionismo Histórico Argentino, con José María Rosa a la cabeza. Además leía al mismísimo General Juan Domingo Perón y a nacionalistas católicos como Charles Maurras. A principios de los ’70 fue designado encargado de prensa dentro de la Unión Obrera Metalúrgica. Y el 6 de julio de 1970 asumió el cargo de Secretario General de la CGT, convirtiéndose de esta manera como uno de los hombres más poderosos del país. Siempre fue carismático, pasional, hablaba muy bien en público. Desde este máximo cargo siempre pidió aumentos salariales y mejoras laborales, pero fue más allá al reclamar y exigir el retorno de Perón (que recordemos estaba proscripto desde 1955). Y sus reclamos siempre tenían un estilo bastante directo, frontal y combativo hacia la dictadura de Alejandro Lanusse (un antiperonista de pura cepa que inclusive se había sublevado en 1951).

  Es decir, para Rucci, el Movimiento Obrero no podía estar al margen de los grandes problemas existentes del país, sólo podía alcanzar la plenitud de sus derechos con la toma del poder, o sea con Perón. En este sentido, luego de la asunción de Héctor Cámpora como presidente, el 25 de mayo de 1973, de su traición hacia el peronismo, de su apertura hacia las organizaciones guerrilleras marxistas, de los crecientes accionares terroristas de estas organizaciones, y en definitiva de su debilitamiento en el poder hasta terminar renunciando, la campaña pre-electoral del 23 de septiembre de 1973 fue llevada adelante por los sindicatos, por supuesto, con Rucci a la cabeza.

  Y precisamente, en esta histórica fecha, Perón se convirtió por tercera vez presidente de los argentinos. El Líder de la CGT fue una pieza clave en el denominado Pacto Social, que fue la médula del plan de gobierno de Perón, lo que implicaba una vuelta al peronismo, al desarrollo industrial y al reparto equitativo de la riqueza. Este Pacto Social le dio a Rucci muchísimo poder porque todos los nombramientos en los puestos clave del Estado necesitaban de su firma, junto con la del ministro de Economía José Gelbar.

  Y a medida que Rucci aumentaba su protagonismo político junto a Perón y en contra de la organización terrorista Montoneros, fue concentrando toda la bronca y toda la ira. El líder de la CGT fue acribillado en la vereda de su domicilio, en Avenida Avellaneda 2.953, en el barrio porteño de Flores. Fue un martes 25 de septiembre de 1973, al mediodía. O sea, a tan sólo dos días del triunfo del Líder de los Trabajadores en las elecciones presidenciales. Cuando abrió la puerta de su casa para salir, sus 13 guarda-espaldas estaban en sus puestos, sentados en los cuatro autos estacionados sobre la avenida. Pero esto no impidió el accionar.

 En total le dieron 25 tiros entre tres personas, que le dispararon con FAL, itaka y una pistola 9 milímetros. Fue la denominada Operación Traviata por los 23 agujeritos de las galletitas Traviata. Este tremendo acto terrorista ocurrió cuando precisamente intentó abrir la manija del auto Torino rojo para subir. Su principal asesino fue Julio Iván Roqué, alias ‘Lino’, el N° 6 de la Conducción Nacional de Montoneros y uno de los fundadores de las FAR. Este siniestro personaje ya había recibido instrucción militar en Cuba, y luego del atentado hizo cursos militares por Argelia, el Líbano y Europa del este.

 Inclusive, el 25 de mayo de 1973 (con la asunción de Cámpora) había sido uno de los tantos presos liberados de la cárcel de Devoto. Finalmente murió en mayo de 1977 en Haedo, luego de tomar una pastilla de cianuro y volarse, al estar rodeado por miembros de la Marina (para ese año ya era el N° 1 de Montoneros). En este sentido, el periodista y ex guerrillero Miguel Bonasso, afirmó en su libro ‘Diario de un Clandestino’ que fue el propio Mario Firmenich quien le confirmó oficialmente del asesinato a manos de esta organización. Claro, su muerte fue un apriete al mismísimo General. Se trató de “persuadirlo” para que se los tuviera en cuenta en la conducción del Gobierno y del Movimiento, una lectura más que burda y disparatada.

 Tal como lo afirma el periodista e investigador Ceferino Reato en su obra ‘Operación Traviata’, muchos de quienes hoy se reivindican como los herederos de Montoneros y de la década del ’70 adoptan un status de superioridad moral en relación al resto de la sociedad. Construyen un relato histórico que acomoda los hechos a su antojo. Cuando se les habla de sus crímenes y de sus aberraciones ya esgrimen los “ideales”, como si esto bastara para justificar sus actos demenciales. Si los ideales no alcanzan entonces hablan de los desaparecidos y torturados por la dictadura (como si esto también alcanzara para dejar de lado sus crímenes). Y si lo anterior no alcanza ya optan por descalificar al que piensa distinto.

 Precisamente, en la lucha armada por parte de las organizaciones guerrilleras que operaron en nuestro país se utilizó el terrorismo como táctica principal, con el objetivo público y declarado de imponer el “socialismo revolucionario”. Una verdadera pesadilla para la población durante los ’60, ’70 y parte de los ’80 con asesinatos, secuestro de civiles, de empresarios, militares, policías, toma de rehenes, extorsiones, robos, asaltos y toma de guarniciones militares.

 El actual presidente Mauricio Macri sigue la misma línea inaugurada por Néstor y Cristina, en referencia a la versión ‘políticamente correcta´ que se quiere dar una vez más sobre los hechos ocurridos sobre todo en los ‘70. De hecho, el actual presidente, en el marco de la conmemoración del 24 de marzo realizada este año que incluyó la visita del presidente de EEUU, Barack Obama, se había reunido previo a esa conmemoración con la titular de Abuelas de Plaza de Mayo, Estela de Carlotto, sosteniendo que el diálogo entre ambos había sido muy positivo, y esto más allá de cierto petardismo público, o para la gilada como se dice habitualmente. Macri no sólo garantizó la continuidad de los denominados ‘juicios de lesa humanidad’, sino también la pretendida búsqueda de jóvenes apropiados durante la última dictadura. A su vez se garantizó seguir identificando sitios de memoria, seguir buscando prófugos y controlar el ascenso de militares.

 Sin embargo… los nacionalistas, los patriotas, los argentinos que queremos vivir en libertad, recordamos a los luchadores de las causas superiores, a los que entregaron su vida por ideales de grandeza, a los que lo arriesgaron absolutamente todo y sin ningún tipo de mezquindades o egoísmos personales. A 43 años de su vil y cobarde asesinato a manos de la organización terrorista Montoneros, José Ignacio Rucci pasó a la historia sin lugar a dudas como uno de los máximos símbolos de Lealtad y de Lucha junto a Perón y a la causa Nacional-justicialista. Y tal como lo expresara este verdadero peronista, el mejor de todos: “La reconstrucción de la Patria es una tarea común para todos los argentinos, sin sectarismos ni exclusiones. La liberación será el destino común que habremos sabido conquistar, con patriotismo, sin egoísmos, abiertos mentalmente a una sociedad nueva, para una vida más justa, para un mundo mejor”.




Darío Coria, Secretario de Educación y Cultura del Partido Bandera Vecinal,
Conductor del programa radial partidario “Estirpe Nacional”.

29/09/2016