miércoles, 26 de diciembre de 2012

EL NACIONALISMO COMO VERDADERA ALTERNATIVA DE LUCHA


La larga y permanente decadencia actual de la Argentina no se manifiesta sólo en el plano material, sino que también afecta la conducta del alma colectiva. Frente a un problema o enfermedad hay solución posible, siempre que se acierte con el diagnóstico previo (real causa de esa enfermedad), se esté a tiempo y se utilicen los medios adecuados para neutralizar o eliminar las causas que originaron el mal.

Es que desde hace tiempo la política en nuestro país pasó a ser algo abstracto, virtual y superficial, no estando atada a un desarrollo fuerte y grande en todo lo auténticamente argentino.

El punto de partida para levantarnos como Comunidad y Nación será comprender que la Argentina no tiene salida con o dentro del Sistema de dominación mundial, que no tiene forma verdadera de progreso con la Sinarquía Internacional plutocrática y su servil partidocracia de turno. Y es aquí precisamente donde se encuentran los dos parásitos más grandes que mancillan nuestra dignidad e impiden nuestro crecimiento.

En este sentido, se debe sí o sí fundar un Estado nacional argentino, recreando un verdadero poder nacional –hoy inexistente– que sirva genuinamente a la grandeza de todos los compatriotas. Se trata de comprender las causas de nuestra decadencia y degradación para así, con una persistente lucha, alimentar cada vez más la Reconquista de la Independencia Nacional.

Pero además se debe recrear en el pueblo –sobre todo en la juventud– las virtudes, los valores, el carácter y fortaleza destinados a restaurar un espíritu nacional, la disposición al sacrificio, la autoestima y confianza en nuestras propias capacidades. A ello se deberá recrear un ordenamiento político-cultural-económico y social conforme a la idiosincrasia de nuestro pueblo: el Sistema se debe crear para nosotros mismos y no nosotros “hacernos” para el Sistema.

¡Compatriota! La lealtad a los principios rectores del Nacionalismo, ganando la calle con arrojo y valentía para generar conciencia y para cambiar nuestra decadente realidad actual, sirve de base para el verdadero y profundo cambio social.

Los jóvenes son los que deben empezar a dar el ejemplo. Ser los verdaderos impulsores del resurgimiento nacional, contagiando ese espíritu de lucha a los demás. Pero para emprender este noble y heroico sacrificio primero se debe tener un sincero y auténtico cambio interno. Estar plenamente identificados y esclarecidos por la causa a defender, construyendo una personalidad caballeresca y una voluntad firme que sea el motor para trascender como verdaderos patriotas.

¡Argentino! Desde Alternativa Social luchamos para que el Bien Común se establezca con el total esclarecimiento de la Comunidad Nacional sobre la farsa de nuestros actuales partidos políticos. Que son cáscaras vacías, que vomitan un sistemático discurso pseudo-democrático, que esconden una sistemática corrupción organizada y que representan una recalcitrante oligarquía económica, con gobernantes ilegítimos que cumplen al pie de la letra (como en la actualidad) lo impuesto por el tiránico Poder Mundial.




DARÍO - ALTERNATIVA SOCIAL ZONA SUR, 26/12/2012 

martes, 18 de diciembre de 2012

EL NACIONALISMO ARGENTINO DESDE UNA PERSPECTIVA HISTÓRICA


Alternativa Social levanta las tradicionales banderas de la Libertad y de la Patria, de la Justicia Social, la Soberanía Política y la Independencia Económica. Se identifica con un profundo Nacionalismo que se refleja desde lo histórico en la tradicional línea San Martín – Rosas – Perón.

Como portador de nuestra Identidad y de nuestro Ser Nacional, el Nacionalismo es ese mismo pueblo en armas de las gloriosas y épicas jornadas de la Reconquista y de la Defensa de la ciudad de Buenos Aires –en el marco de las invasiones inglesas de 1806 y 1807– donde se empezó a gestar nuestra Nación. Es también el pueblo que apoyó, con tantos sacrificios y desprendimientos de bienes personales, la guerra de independencia contra España, comandada por el ilustre General Don José de San Martín y a los que se suman próceres de la estatura de Manuel Belgrano, Manuel Dorrego, Martín Miguel de Güemes y José Gervasio Artigas.

Es el pueblo de la divisa punzó, del estandarte federal del Briagdier General Don Juan Manuel de Rosas que no se doblegó ante ningún poder extranjero, y cuyo máximo ejemplo de dignidad se cristalizó en el combate de Vuelta de Obligado, el 20 de noviembre de 1845. Es el argentino que después de tanto procerato liberal cipayo va a empezar a ser reivindicado por Hipólito Yrigoyen; que va a gritar presente en la heroica jornada nacional y popular del 17 de Octubre de 1945, acompañando sin ningún tipo de concesiones a su Conductor, al por entonces Coronel Juan Domingo Perón. Es también el que acompañó fervorosamente la recuperación de nuestras Islas Malvinas el 2 de abril de 1982, otra gesta que sin lugar a dudas entró en los laureles de la Patria Grande.


¿Por qué San Martín?

Porque sin lugar a dudas es el Padre de la Patria. Luchó por la libertad de nuestro país y de Hispanoamérica contra España a pesar de la falta de apoyo de los diferentes gobiernos unitarios de la época, en definitiva gobiernos criminales que sólo se inspiraban en Inglaterra y que siempre demostraron estar de espaldas a la realidad del país.

Es el Padre de la Patria porque fue el verdadero impulsor del Congreso de Tucumán, impregnando de heroísmo y de firme decisión a los diputados que asistieron en un momento más que difícil donde parecía que nuestras armas se desmoronaban ante los españoles. La batalla de Sipe-Sipe, librada en octubre de 1815 en el Alto Perú y pocos meses antes de la apertura del famoso Congreso, va a dejar un saldo de 2000 muertos en nuestras filas con un gran desbande, finalmente compensado con las gloriosas milicias salto-jujeñas del heroico Güemes.

Y lo que precisamente constituyó el acto político y jurídico-fundacional de nuestra soberanía fue la Declaración de la Independencia del día 9 de julio de 1816, que se ratifica con el agregado al Acta de la frase “libre e independiente de toda otra forma de dominación extranjera”, establecida el día 19 de julio de ese mismo año.

En ese espíritu libertario y de sacrificio, San Martín siempre se va a reconocer en los valores tradicionalistas heredados, haciendo causa común con el federalismo y en especial con el Restaurador de las Leyes. Y como verdadero artífice de nuestra libertad nos va legar lo más importante para todos los que anhelamos el resurgir de la Patria Grande: que debemos dejar de lado la comodidad burguesa y emprender acciones que verdaderamente valgan la pena; que debemos tener un espíritu heroico en la vida en el sentido de hacer efectivo el postulado de que toda empresa libertadora y patriótica debe estar por encima de cualquier egoísmo personal.


¿Por qué Rosas?

Porque es el Padre del Nacionalismo argentino. Como gobernador de Buenos Aires y primera magistratura del país va a lograr lo que ningún político hasta el momento había logrado, la unidad nacional. En este sentido va a priorizar los pactos interprovinciales, dando origen al Pacto Federal de 1831 en donde primero se buscó articular a las provincias anarquizadas por los unitarios para luego organizar el país bajo la forma federal y con la sanción de una constitución.

La Junta de Representantes (el organismo encargado de designar al gobernador de Buenos Aires) ya le había otorgado a Rosas en 1829 –cuando asume por primera vez– la Suma del Poder Público por ese clima de guerra civil existente con los unitarios extranjerizantes. Al consolidar el orden y la paz a nivel interno, la Legislatura porteña le va a otorgar el título honorífico de Restaurador de Las Leyes, dándosele además el grado militar de brigadier.

Obrando como el más argentino de todos, exaltó los valores nacionales y criollos. Su claro y decidido proteccionismo económico terminó con el liberalismo retrogrado que tanto había servido a los intereses imperialistas. La exclusiva navegación de nuestro ríos dio paso al desarrollo de una importantísima marina mercante. Su famosa Ley Nacional de Aduanas generó un gran impulso y protección a la industra nacional frente a todo lo foráneo inglés. La fundación del Banco de la Provincia de Buenos Aires puso fin al dominio y al monopolio del crédito y del metálico en nuesro país por parte de la especulación y la usura inglesa. Y también de destacable, una reforma agraria (enfrentándose a enfiteutas y concentradores  ingleses) estableció un reparto más justo de tierras productivas.

Va a defender la Patria de manera enérgica y digna frente a las tentativas colonialistas, destacándose la defensa nacional frente a la agresión francesa de 1838 y frente a la agresión anglo-francesa de 1845. Y siempre contando con el total apoyo del pueblo –salvo el grupo unitario cipayo–. Inclusive el mismísimo Libertador General San Martín le va a escribir desde su retiro poniendo de manera simbólica su espada y su persona al servicio de la Nación, felicitando al Restaurador por la heroica resistencia en Vuelta de Obligado y reconociéndolo como defensor de la independencia americana.

En definitiva, Rosas va a encarrilar a la Nación fomentando un sentimiento patriótico. El estableciendo y uso obligatorio de la divisa punzó en todo el país para la administración pública, las escuelas y el ejército fue otra prueba cabal de ello. Para el Padre del Nacionalismo, la palabra “Federación” significó amor a la Patria y apego a nuestras tradiciones.


¿Por qué Perón?

Porque la doctrina nacional-justicialista, también rodeada de una mística y de un espíritu argentinista, estableció claramente una unidad de concepción para una unidad de acción. El legado de la Justicia Social, de la Soberanía Política y de la Independencia Económica. Toda una lucha (con proscripción incluida) al servicio de la causa nacional. Es el general Perón que como ningún otro presidente en la historia de nuestro país va a reivindicar a los trabajadores con amplias medidas socialistas, realizando una efectiva distribución de la riqueza y armonizando las relaciones entre el Capital y el Trabajo.

El peronismo fue sin lugar a dudas la doctrina libertaria del siglo XX, reflejada también en el principio de la “Tercera Posición”, o sea, de un posicionamiento totalmente libre ante los embates de las izquierdas y de las derechas, del marximo y del capitalismo, del imperialismo yanki y del imperialismo soviético de esa época, siempre manejados por el Poder Oculto, por la Sinarquía Internacional al decir del líder justicialista.

Con una fuerte política de industrialización interna (también como nunca antes visto en el país) la independencia económica tuvo como finalidad reconquistar las fuentes de riqueza de la Nación para hacer un reparto más equitativo, para mejorar la calidad de vida de los argentinos: desligando al país de todo organismo financiero usurero y sin deuda externa; nacionalizando el Banco Central de la República Argentina como así también los sectores estratégicos de la economía; llevando adelante una verdadera integración económica a nivel latinoamericano.

Y todo ello a pesar de la terrible presión ejercida por EEUU, el país “bueno” y “democrático” vencedor en la 2da Guerra Mundial. En definitiva va a ser la consolidación de la Comunidad Organizada: una Nación, un Estado y un Líder que orgánicamente cumplen una misión en común.




DARÍO - ALTERNATIVA SOCIAL ZONA SUR, 18/12/2012

jueves, 13 de diciembre de 2012

LA ESENCIA DEL SER NACIONAL


La extranjerización de la Argentina ha calado hondo hasta llegar a las bases culturales del pueblo. Entre los argentinos se ha perdido el espíritu de grandeza y las ansias por conseguirlo. Se ha olvidado la posibilidad de la gloria nacional, que no significa espíritu imperial pirata, sino deseos de desarrollo humano, nacional e integral.

En la década del ´80 los directivos del Instituto del Futuro Argentino quisieron conocer hasta qué punto los argentinos tenían presentes el sentido de lo nacional a la hora de tomas decisiones. Las conclusiones de la investigación fueron alarmantes: la identidad nacional y el sentimiento que ésta implica ya estaban en crisis en 1986. El sentido de lo nacional no poseía fuerza convocante, estaba peligrosamente vinculado con el pasado antes que con el proyecto de un futuro en común.

Todo apuntó al descenso del Ser Nacional, y su enfoque era más folklórico que político. Eso, repito, era en 1986. Si hoy hiciéramos la misma encuesta daría miedo leer los resultados. Hoy en día, siglo XXI, se puede visualizar como la juventud adopta una moda absurda y cipaya al utilizar remeras con la bandera pirata. Una juventud desprovista de nacionalismo social. Así estamos: sin metas para el futuro, sin perspectiva nacional de largo alcance, sin espíritu de sacrificio por nuestro país. Resuenan aún las palabras que el joven Ortega y Gaset dedicara a su España de principios de este siglo: “¡Cuán lejos están esos tiempos en que un artífice volcaba su vida, una intensa vida de pasiones de belleza, sobre lo más oculto de la cúpula augusta y perdurable! Raros son hoy tales artífices”.

España de 1904, Argentina del 2012. Esa crisis de identidad y sentido nacional, extrapolada a hoy, explica en parte la asombrosa pasividad con que vemos desaparecer los más elementales principios de soberanía y autodeterminación. Después de comprobar hasta qué extremos se ha desnacionalizado la Argentina, hasta donde desde el gobierno se bombardea cualquier intento por revitalizar el sentimiento nacionalista, cabe preguntarse con dolor: ¿A dónde han ido a parar los ideales que tanto defendieron San Martín y Rosas? ¿O los pensamientos patriotas del General Perón y Evita? ¿Tan lastimados estamos?

Hoy es dable preguntarse, con total sinceridad… argentinos, ¿hasta dónde, y para qué? ¿Hasta dónde el argentino se siente realmente argentino, es decir, miembro de una comunidad nacional? ¿Y qué objetivo de futuro común tiene esa comunidad nacional? El pueblo argentino ha sufrido, y está sufriendo, obstáculos y ataques numerosos y muy duros, tal como ya he relatado. Pero, nunca esos obstáculos fueron ni son tan severos como para que lo hayan vencido definitivamente. Menos aún para que se auto-declare vencido. No sólo por aquello de Almafuerte (Pedro Bonifacio Palacios) de “no te sientas vencido ni aún vencido…”, sino porque en un pueblo y en una nación como la Argentina siempre hay y habrá esperanzas.

Al margen del indomable espíritu de lucha que se debe tener, en el país hay otros motivos para estar, aún y a pesar de todo, esperanzados. Son casos aislados, pero ya se observan los primeros síntomas de que algo está haciendo ebullición en los corazones y almas argentinas. No todo está perdido. No sólo estamos vivos, sino que aún hay argentinos que creen en un futuro mejor y luchan por salir del fango.

Son verdaderos líderes, aunque no ocupen cargo alguno; verdaderos abanderados del porvenir. Son muchos y se están organizando. Son lo suficientemente valientes como para que la esperanza renazca y que la bandera del Nacionalismo social flamee en los cielos azules de la Patria.




PAULA – LA PASSAPONTI ZONA SUR, 13/12/2012

domingo, 9 de diciembre de 2012

EL PARAÍSO SOCIALISTA SOVIÉTICO EN ARGENTINA


Las crecientes manifestaciones del pueblo argentino son el reflejo de una desestabilización que se corresponde a la naturaleza interna de sus habitantes, y es así que a las agresiones perpetradas desde sectores gubernamentales sobre la nación toda, produce una reacción en la cual la intensidad y proporciones de la misma no puede ser neutralizada ni canalizada previsiblemente.

Resulta palmario que las políticas llevadas a cabo por el gobierno kirchnerista resultan nefastas sobre los pilares de la sociedad y el individuo en particular. No solo se conoce el descontento de los sectores opositores al kirchnerismo por las políticas aplicadas, sino que se manifiesta el malestar en los sindicatos, fuerzas de seguridad, policiales y militares, en la Iglesia, en la docencia, en los jubilados, en los discapacitados, etc., etc.

Después de la destrucción cultural llevada a cabo en Argentina a partir de 1983 por partidos de izquierda y vínculos de la subversión que azotó al país entre 1959 y 1979 en la llamada Guerra Revolucionaria, no ha quedado nada en la conciencia de la población que lleve a dudar de que solo suena una campana sobre los sucesos de la guerra sucia. Tampoco se refleja la verdad sobre la guerra de Malvinas, ni otros sucesos castrenses, solo se habla de los Derechos Humanos usados a conveniencia de los guerrilleros de Montoneros, FAP, FAR y ERP, para vengarse políticamente de quienes participaron en el último gobierno de facto.

Se ha tergiversado la historia argentina incriminando a quienes supieron defenderla, con la finalidad de perpetrarse en el poder en una dictadura al estilo cubana o como en nuestros días al estilo venezolana.

Todo lo que sucede en el acontecer nacional lleva una cuota de marxismo-leninismo: la destrucción de los valores tradicionales, la libertad sexual, la manipulación de los medios, el desmantelamiento de la FFAA, el control de natalidad mediante el aborto, la desinformación, la formación de milicias populares (Vatayones militantes, Tupac Amaru), el control y espionaje de opositores al gobierno, la expropiación de bienes y capitales privados, etc.

Los servicios prestados por estos “mercenarios pagos al dinero extranjero” (Juan D. Perón) a potencias extranjeras conlleva a una futura desintegración de la nación argentina, posiblemente con miras de concretar el Plan Andinia que se está llevando a cabo, con la consiguiente escisión del territorio patagónico. Indubitablemente puede notarse que todo lo llevado a cabo por el kirchnerismo es totalmente antipatrio, incluso su supuesto reclamo de soberanía sobre Malvinas, en el cual no sólo no ha tenido ningún efecto considerable sino que además a dado concesiones a empresas inglesas con vastas extensiones de territorio como propiedad privada en el sur.

Si a esto se agregan los más de 80 mil asesinatos perpetrados por la delincuencia, los miles de niños muertos por desnutrición y falta de atención médica, la corrupción en todas las Instituciones, las violaciones y asaltos al orden del día, la degeneración del ser humano en todos los aspectos, diremos que no sólo es justa y necesaria la manifestación de toda la Nación, sino que también es la única forma de ponerle limite a la situación creada y empezar a luchar contra un sistema corrupto y decadente que lleva a la involución de sus habitantes y hacia costumbres animalescas. Se debe tomar conciencia de que sólo el Nacionalismo puede unir a toda una Nación y vigorizar las costumbres y valores heredados de antaño por quienes supieron defender la Patria de los peligros internos y foráneos.

Sólo con el resurgimiento del Nacionalismo se puede poner fin a la barbarie perpetrada por un socialismo enfermo al servicio del Sionismo Internacional. Sólo el Nacionalismo puede sacar el país del nuevo Orden Internacional, anular los tratados que avasallan la soberanía argentina y devolverle al pueblo la representación en sus mandatarios, pues el poder del Estado debe recaer en la Nación y no en un grupo de políticos.

Podemos concluir afirmando que el kirchnerismo a realizado un vaciamiento económico, devastando a la Nación y dejándola sucumbir ante las presiones internacionales. Ya es la hora de un nuevo florecer nacionalista, al cual le toca asentar las bases y preparar a la juventud para hacerle frente, en un nuevo espacio de poder, a los enemigos de la Patria. DIOS, PATRIA O MUERTE.




RENÉ - LA PASSAPONTI ZONA SUR, 09/12/2012

jueves, 6 de diciembre de 2012

PERIODISMO: ¿OBJETIVO O SUBJETIVO?


En la actualidad hay un gran debate respecto a la ideología que pregonan los medios comunicacionales. Muchas veces nos preguntamos si la información que brindan es la correcta o no.

Ahora bien, los diarios no se escriben solos, los noticieros televisivos no ofrecen información independiente, y las radios tampoco no son entes habladores. Sino que hay todo un equipo periodístico detrás, trabajando para que cada día los ciudadanos del mundo estén interiorizados sobre lo que sucede alrededor suyo.

Y son justamente los periodistas quienes hacen “un recorte de la realidad”, mostrándonos su postura, su visión, y su ideología. Citando al periodista español José Bergamín: “Si hubiera nacido objeto sería objetivo, pero como nací sujeto, ¡soy subjetivo!”. Es dicha frase una gran representación de la idiosincrasia periodística.

En la Argentina, la eterna pelea Clarín / La Nación vs. Tiempo Argentino / Página 12; Canal 13 / TN vs. Tv Pública / Canal Encuentro, denotan la guerra por controlar los medios hegemónicos, y es que justamente se acerca una fecha crucial. El gobierno ha hecho su jugada, el 7 de diciembre se tratará la desinversión económica de los multimedios actuales.

El clima está caluroso, en los próximos meses la batalla será a todo o nada. Se considera que el periodismo es el cuarto poder, quien controla a los medios, dirige la opinión pública, quien dirige la opinión pública, se convierte en el nuevo soberano de esta tierra.

Es por eso que los nacionalistas debemos mantenernos despiertos, y leer entre líneas absolutamente todo lo que provenga de los medios de comunicación del sistema. La única alternativa a la desinformación que padecemos día a día, son los medios nacionalistas. Actualmente no contamos en el país con muchos, pero si todos y cada uno de los argentinos escucháramos la verdadera voz nacional, podríamos hacer el cambio.

Los medios nacionalistas escasean en la Argentina, es por eso que Alerta nacional (AM 1220) debe ser un programa radial escuchado por todos los camaradas, allí está el verdadero patriotismo de mostrar la realidad, y denunciar todos los males que agobian a la patria Argentina.




PAULA – LA PASSAPONTI ZONA SUR, 21/11/2012

domingo, 18 de noviembre de 2012

20 DE NOVIEMBRE, DÍA DE LA SOBERANÍA NACIONAL


  Conmemoramos el Día de la Soberanía Nacional en alusión a uno de los acontecimientos más trascendentales de toda la historia argentina, el combate de Vuelta de Obligado, lugar ubicado al norte de la provincia de Buenos Aires, en la costa de San Pedro y a la altura del río Paraná. Es aquí mismo donde se defendió la Patria frente a la tentativa colonialista nada más ni nada menos que de Inglaterra y Francia (las dos potencias más grandes de la época).




¿Por qué se produjo la brutal agresión? Chocaba contra los intereses imperiales la política nacionalista desplegada desde 1835 por el conductor de la Confederacion Argentina, el Brigadier General Don Juan Manuel de Rosas, destacándose:
1- La Ley Nacional de Aduanas, que tanto beneficio trajo a las industrias criollas, frenándose la competencia ruinosa que generaban los productos ingleses a través de toda una serie de tarifas aduaneras, y en otros casos de prohibición de venta, para estas manufacturas provenientes de Inglaterra.
2- El sistema de exclusiva navegación nacional, beneficiándose así a la marina mercante y terminándose con la libre navegación de nuestros ríos que tanto beneficiaba al imperialismo económico británico y brasilero en la venta de sus manufacuras.
3- La liquidación del Banco Nacional, la principal entidad financiera del país administrada por la especulación y la usura inglesa, en connivencia con el círculo unitario, fundádose el Banco de la Provincia de Buenos Aires, entidad estatal que aseguraba el cédito y la emisión del dinero circulante.
4- La política nacional agraria, desconociéndose la hipoteca a favor de los ingleses que pesaba sobre nuestra tierra pública (como consecuencia de haber contraído nuestro país la primer deuda externa en 1824, en tiempos del unitario-liberal-masón Rivadavia).
5- La venta de tierras públicas detentadas por enfiteutas, por concentradores y terratenientes siempre en relación con el capital británico, por negarse a pagar el doble de canon exigido por Rosas para renovar la concesión de sus tierras. En este sentido se había puesto en marcha un reparto más justo de tierras para la producción primaria.

Todas las provincias, con sus gobernadores y legisladores, se pronunciaron contra la agresión ofreciendo sus contingentes para resistir. La excepción fueron los unitarios, aliados de manera miserable a los invasores para poder retomar el poder perdido.

Ante el ataque inminente de las poderosas flotas de guerra, el General Lucio Mansilla va a fortificar el paraje de Vuelta de Obligado: Se van a instalar 35 piezas de artillería, con un total de 2200 soldados. Como simbolo de defensa, ambas orillas del río Paraná van a estar atadas con pesadas cadenas, ubicándose en el medio del río 24 embarcaciones fondeadas en línea y fuertemente atadas a las cadenas con banderas argentinas. El combate fue muy largo, encarnizado, con un gran despliegue de coraje por parte de nuestras fuerzas.

Luego de apodrarse del lugar, la escuadra enemiga va a continuar su rumbo por el río Paraná, estando ahora solamente reducida a 6 unidades de combate más 44 navíos mercantes. La formidable y épica resistencia argentina va a seguir en pie a lo largo de la costa del río con sendos cañonazos en Tonelero, San Lorenzo y Quebracho. En total 7 barcos van a quedar incendiados. Con esta última acción de Quebracho, en junio de 1846, va a concluir la intervención colonialista anglofrancesa, produciéndose desde lo político un claro y contundente triunfo de la Causa Nacional. Finalmente, Inglaterra va a firmar el tratado de paz con la Argentina el 24 de noviembre de 1849, haciendo lo propio Francia el 31 de agosto de 1850. Ambas potencias reconocían ante Rosas la total independencia del país y saludaban al pabellón nacional con 21 cañonazos de desagravio.

Los episodios de la intervención anglo-francesa en el Río de la Plata constituyen, por la actuación del Restaurador de las Leyes y del pueblo, una de las páginas más gloriosas de la historia argentina. El glorioso General San Martín escribía desde su retiro en Francia, poniendo de manera simbólica su espada y su persona al servicio de la Nación, felicitando a Rosas como defensor de la independencia americana y de los principios republicanos. En el dilema de ser una colonia extranjera o una nación libre optamos por lo segundo, que era el camino de la lucha, del sacrificio, de los desprendimientos personales, del honor, de la grandeza y de la dignidad. Y ello por obra de un líder, de un conductor con sentido de grandeza.

¡Compatriota! La Soberanía Nacional debe ser siempre una voluntad irrenunciable, un principio rector vigente en toda política exterior. Siempre debe estar presente en todo auténtico y legítimo gobierno que no se doblegue ante ningún poder extranjero. La nación que se somete a una fuerza superior pierde su auodeterminación, que es la cualidad de su soberanía, y pertenece desde ese momento a su vencedor cualquiera sea la forma en que pretenda disimularse la conquista. La Argentina ya no es hoy en día una nación independiente y soberana, siendo poco lo que verdaderamente se decide en nuestro país ya que casi nada es nuestro. En este sentido, el actual Estado argentino es una mera formalidad jurídica (producto de la cipaya clase política de turno), con serias dificultades para mantener el orden social al encontrarse en manos de la Sinarquía Internacional.

¡Argentino! El combate de Vuelta de Obligado representó no solo un ejemplo de virilidad y patriotismo, sino también el acontecimiento más claro de consolidación de nuestra independencia. Con esta inolvidable gesta se aprende a conocer una época de real grandeza de la Patria, una grandeza que se fundó en la fuerza del espíritu para resistir al colonialismo de las dos potencias más poderosas de la época.
                                                                        
     
                          DARÍO – ALTERNATIVA SOCIAL ZONA SUR, 18/11/2012

sábado, 10 de noviembre de 2012

LOS MEJORES PAGADORES DE LA HISTORIA


Es una realidad incontrastable. El kirchnerismo demostró ser, desde el 2003 a la fecha, el gobierno más pagador de los intereses de la mayor estafa al pueblo argentino: la deuda externa. Ni Néstor en su momento ni Cristina en la actualidad han hecho un mínimo de revisionismo en referencia a este principal instrumento de esclavización y sometimiento del Poder Mundial, de las altas finanzas globalizadoras del Nuevo Orden Mundial.

Contraída de manera sistemática desde 1976 con la feroz reforma neoliberal del ministro de Economía del Proceso, José Alfredo Martínez de Hoz, la misma aumentó de manera exponencial desde 1983 en adelante, con los sucesivos gobiernos pseudo-democráticos que arribaron al poder. Alejandro Olmos, insigne patriota fallecido el 24 de abril del 2000, demostró que la deuda externa se contrajo de manera totalmente fraudulenta e ilegítima, que se conformó por una mafia financiera local e internacional.

En memorable e histórico fallo, el juez federal Jorge Ballesteros (después de haberse iniciado 18 años la causa contra la deuda) expresó en su lapidaria sentencia que con la misma “se puso al país de rodilla”, juzgando responsables de innumerables maniobras dolosas tanto a ministros, altos funcionarios y banqueros.

Y es precisamente el kirchnerismo (verdadero cadáver partidocrático) el que ha pagado como ningún otro los sistemáticos y exorbitantes intereses de algo tan ilegal y fraudulento, que ha demostrado tener una muy alta vocación pagadora hacia los tiburones de la Usura Internacional.

A esta funcionalidad con el latrocinio se le agrega la demagogia barata y el discurso pseudo-nacional, que pretende mostrarnos (muy burdamente desde ya) que el problema de la deuda “se ha solucionado” y que estamos bajo una política de “desendeudamiento”.

¡Compatriotas! ¡Es imperdonable la burla que se le hace una vez más al pueblo argentino! Pero esto no es más que un circo montado desde el exterior en donde los cipayos de turno se entregan hacia sus verdaderos amos. La deuda externa no sólo se sigue pagando –con sus nefastas consecuencias sociales– sino que sigue aumentando. Según el mismísimo informe oficial del ministerio de Economía, el stock de la deuda externa al 31/12/2011 era de 190.200 millones de dólares.

 En la actualidad, el gobierno paga religiosamente fuertes intereses a organismos paradigmáticos de la rapiña capitalista: Banco Mundial, BID, como antes el FMI, haciéndolo también con acreedores privados. Y para esto emplea, con descarada inmoralidad, activos financieros extraordinarios y/o auxiliares del Estado como las reservas del BCRA (a pesar de que su Carta Orgánica prohíbe otorgar préstamos al Ejecutivo por Ley N° 24.144, art. 19, inciso a); fondos del ANSES; recursos de la coparticipación de impuestos tomados del Fondo de Aportes del Tesoro Nacional y préstamos de diversos entes u organismos (Banco de la Nación Argentina, AFIP, Lotería, PAMI, fondos fiduciarios).

¡Argentino! ¡No te dejes engañar! La impostura, la desidia, la demagogia, los amigos usureros, los capitalistas del poder, los beneficios oligárquicos como clase y la funcionalidad al explotador capitalismo financiero es lo que en realidad define al kirchnerismo. En definitiva, Cristina gobierna tal como lo hiciera Bernardino Rivadavia en el siglo XIX (que endeudó por primera vez a la Argentina en 1824): de espaldas a la triste realidad del país.




DARÍO - ALTERNATIVA SOCIAL ZONA SUR, 03/08/2012

viernes, 9 de noviembre de 2012

ALTERNATIVA SOCIAL Y SU COLUMNA ZONA SUR PRESENTE EN EL HISTÓRICO 8N

    
   En la histórica jornada del 8N, la columna de Alternativa Social se hizo notar con una imponente presencia y con mucho ruido, donde se contó con la incorporación de la columna de los compañeros del sindicato de la Industria de la Carne. Fue con la presencia del Líder y Conductor de nuestro movimiento, Alejandro Carlos Biondini, que se marchó a paso firme y en todo momento. La colorida caravana del partido fue ovacionada al llegar al Obelisco y fue la que arengó a muchísimos de los presente para marchar a la histórica Plaza de Mayo. Los camaradas, compañeros y amigos de Zona Sur se hicieron notar desde un primer instante y de manera efusiva, enarbolando muchas banderas e insignias patrias. ¡El Nacionalismo avanza! ¡Zona Sur presente!


El histórico y emblemático líder del nacionalismo argentino, Alejandro Biondini, presente en el 8N. El actual conductor del movimiento nacionalista Alternativa Social, junto a su señora esposa, la camarada y compañera Alicia. Ambos encabezaron la gran columna hacia el Obellisco y la Plaza de Mayo.
Permanentes muestras de adhesión y cariños.

El camarada Héctor Jaime, emblemático referente del nacionalismo argentino, actual dirigente de Alternativa Social. En la marcha no paró de alentar y alentar con el megáfono a través de diferentes cánticos.
Mucha euforia y patriotismo. 

Los camaradas de Alternativa Social Daniel y Damián en la histórica jornada. Mucho ruido, agitación y entusiasmo en el Día del Despertar Nacional.

El camarada Darío, responsable de Alternativa Social zona sur arengando y dirigiendo a la columna.

                                      
Desde un principio los camaradas y compañeros de zona sur
se hicieron notar con muchos cánticos y entusiasmo.

En primera plana el camarada y compañero Aldo, integrante de Alternativa Social zona sur. No se cansó nunca. Una voluntad de hierro la de él. La bandera de Malvinas, en el fondo, no podía estar ausente. 

La camarada Paula, de AS zona sur, también presente en la inolvidable jornada.


El compañero Francisco de La Plata presente y con entusiasmo junto a todos los camaradas.


Una notable concurrencia en el Día del Despertar Argentino. 


lunes, 22 de octubre de 2012

PINTADAS EN LANÚS Y AVELLANEDA

    

   Desde hace meses Alternativa Social inició su recorrido social en Zona Sur. En está ocasión mostramos algunas de las pintadas realizadas en Lanús y Avellaneda. Sigue la llama en el Sur!